Berrinches… ¿cómo gestionarlos?

test gratuito connecting yourself
test gratuito
Connecting Yourself

Descubre cuán conectado estás contigo y la coherencia entre lo que piensas/crees y lo que en realidad Es con mi test gratuito. Suscríbete y recíbelo directamente en tu correo.

Te informo que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Monica Damboriano como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para responder a tu solicitud. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. El hecho de no facilitarnos los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no podamos atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en hola@monicadamboriano.com. Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad

¿Qué son los berrinches?

Tal como lo concibo, los berrinches son emociones incómodas que te invaden, sin que te hayas dado cuenta – la mayoría de las veces-. Cuando quieres acordar, ya te estás sintiendo mal… Generalmente, tenemos más de una emoción invadiéndonos en un mismo momento.

Hay 3 pasos para manejar un berrinche:

  1. Darme cuenta
  2. Permitírmelo
  3. Preguntarme: ¿hasta cuando?
Berrinches 1
Berrinches

Paso 1

Darte cuenta que estas de berrinche:

Es detectar que has perdido tu equilibrio y que ya no te estás sintiendo bien… Generalmente, nuestro cuerpo da cuenta de ello con opresión en el pecho, ansiedad, nerviosismo, sensación de vacío en el estomago, tensión, contracturas, dolor o molestias abdominales, y falta de asertividad en nuestras respuestas ante las situaciones o demás personas, etc.

También tienes que averiguar que emociones te han invadido: rabia, enfado, ira, pena, tristeza, angustia, dolor, culpa, miedo, preocupación, impotencia, frustración, etc. Ya que no todas se viven y transitan de la misma manera.

Ahora, detente…, respira profundamente…, obsérvate…, siente tu cuerpo…, siente las sensaciones de tu cuerpo. Ya que las emociones, se sienten en el cuerpo. Es a través de esas incomodidades y disconfort que puedes identificar donde están y cuales son.

Y responde: como te sientes?, que emociones son las que han aflorado?, es una sola o mas de una?…

Una vez detectado el berrinche, te sugiero que te lo permitas con la finalidad de transmutarlo. Paso 2.

Paso 2

Permitirte tus berrinches:

Es darte permiso para sentir las emociones que llevas dentro, atravesarlas y transmutarlas, o sea, cambiarlas por otras más sanas y placenteras. Las liberas y te liberas.

Imagina la siguiente metáfora: cuando comenzamos a almacenar nuestras emociones (las bloqueamos), ponemos a “los castores” a trabajar (son nuestras defensas, muchas veces obsoletas), creando un dique que impide el fluir de nuestras emociones. Esto hace que el “agua” (nuestras emociones), se estanque y con el tiempo se deteriore… transformándose en un pantano.

Berrinches dique de castores retener emociones
Berrinches: “dique de castores”= retener emociones

La forma correcta de permitirte un Berrinche es comenzar a sacar estos palos (los impedimentos que has puesto para conectar con lo que sientes y/o piensas) uno a uno, para que el agua comience nuevamente a circular y fluir. Y las emociones también.

Es muy importante que recuerdes esta consigna, condición para gestionar tus emociones de forma sana y asertiva:

Sin hacer daño a otros y sin hacerte daño a Ti mismo/a, ni verbal, ni físicamente…

También es muy importante la intensión. Cuando vayas a realizar alguna de las siguientes acciones, la intensión debe ser dejar ir el estado que te esta agobiando, soltarlo para liberarte de él…

Sugerencias – ejemplos:
Romper cosas (que no tengan valor o estén rotas y vayas a deshacerte de ellas), libros o revistas o periódicos viejos o guías telefónicas antiguas, etc.
Golpear cojines, almohadas, el colchón o el sofá (cosas blandas)

Insultar mientras rompes o das golpes, va genial para desatascar la garganta de todo lo que no has expresado.
Gritar, va bien si tienes coche, ir a dar una vuelta o sencillamente meterte dentro de el en el parking y allí gritar hasta quedarte a gusto, o en tu habitación (sobre una almohada).

Salir: a correr o a caminar. Dejar de estar expuesto a la situación o persona que te mantiene en el berrinche.
Bailar, deja que la sabiduría de tu cuerpo se exprese, recuerda poner intensión de soltar las emociones mientras bailas.
Dibujar, pintar, hacer rayas y formas en diversos colores.
Escribir sobre lo que te está pasando, lo que estás sintiendo.
Cortar hojas.
Pintar mandalas.

. Hacer respiraciones conscientes, profundas al entrar el aire y soltando con un suspiro, durante 2 minutos.

Consejo: No te pongas excusas! y priorízate.

Tomate algún momento para ti. Asegúrate de que nadie te va a molestar durante un rato (el que necesites) y ponte manos a la obra.

Paso 3

Hasta cuando?:

Esta pregunta te la has de hacer cuando te has dado cuenta de que tienes un Berrinche. Y te das un plazo razonable para estar en ese estado de invasión emocional, contemplando que hasta que no te permitas el berinche (sentir tus emociones y atenderlas), este no se ira… Eso si!, cuando llegue el plazo que te has puesto, debes parar completamente toda rumiación mental al respecto y pasar a otra cosa.-

Es la mejor forma de reeducar tu mente. Tu coges las riendas de ti, de tu vida, de tus emociones y de tu mente. Tu mandas. Tu eliges y Tu decides.

Si comienzas a manejar tus emociones de esta forma, ten por seguro que dejaras de colocar gotas en el vaso que luego suelen desbordarse por cualquier cosa ínfima, que no viene a cuento. Y que tan mal te hace sentir…

Dale a tus emociones la escucha, el tiempo y el espacio que necesitan para ser liberadas. De esta forma conseguirás estar emocionalmente en equilibrio siempre.

Para finalizar, me gustaría sugerirte que sientas…, que necesitas ahora que ya has sacado parte o toda la carga emocional que llevabas…, un abrazo?, un mimo?, una melodía agradable?, unas risas? pues ve a por ello.

Termina siempre en positivo. Coge una almohada o cojin y abrazalo, el cojin eres Tu mismo/a. Dite las cosas bonitas que te mereces, pasa un rato agradable contigo, disfrútalo. Es momento de conectar con el amor a ti mismo/a. Te lo mereces, has hecho un gran trabajo, te has atendido y te estás cuidando. Sé consciente de ello y valora tu actitud, te ayudará a aumentar la confianza y seguridad en ti mismo/a. Y sin duda te sentirás mejor contigo mismo/a.

Por Lic. Mónica Damboriano

Recuerda seguirme en Instagram y Facebook

comparte
Share on facebook
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

test gratuito connecting yourself
test gratuito
Connecting Yourself

Descubre cuán conectado estás contigo y la coherencia entre lo que piensas/crees y lo que en realidad Es con mi test gratuito. Suscríbete y recíbelo directamente en tu correo.

Te informo que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Monica Damboriano como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para responder a tu solicitud. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. El hecho de no facilitarnos los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no podamos atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en hola@monicadamboriano.com. Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad
Sólo por este mes

15% de descuento en todos los servicios