Niños vacíos, una tragedia silenciosa

test gratuito connecting yourself
test gratuito
Connecting Yourself

Descubre cuán conectado estás contigo y la coherencia entre lo que piensas/crees y lo que en realidad Es con mi test gratuito. Suscríbete y recíbelo directamente en tu correo.

Te informo que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Monica Damboriano como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para responder a tu solicitud. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. El hecho de no facilitarnos los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no podamos atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en hola@monicadamboriano.com. Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad

Comparto esta información sobre los “niños vacíos”

Niños vacíos… Hay una tragedia silenciosa que se está desarrollando hoy por hoy en nuestros hogares, y concierne a nuestras más preciosas joyas: nuestros hijos. ¡Nuestros hijos están en un estado emocional devastador! En los últimos 15 años, los investigadores nos han regalado estadísticas cada vez más alarmantes sobre un aumento agudo y constante de enfermedad mental infantil que ahora está alcanzando proporciones epidémicas:

niños vacios nuestros hijos
Niños vacíos nuestros hijos

Las estadísticas no mienten:

• 1 de cada 5 niños tiene problemas de salud mental

• Se ha notado un aumento del 43% en el TDAH (déficit de atención con hiperactividad y/o sin ella)

• Se ha notado un aumento del 37% en la depresión adolescente

• Se ha notado un aumento del 200% en la tasa de suicidios en niños de 10 a 14 años

¿Qué es lo que está pasando y qué estamos haciendo mal?

Los niños de hoy están siendo sobre-estimulados y sobre-regalados de objetos materiales, pero están privados de los fundamentos de una infancia sana, tales como:

Padres emocionalmente disponibles: calidad de tiempo/atención del padre y/o la madre a sus hijos.

Limites claramente definidos. Amorosamente firmes.

Responsabilidades

Nutrición equilibrada y un sueño adecuado

Movimiento en general pero especialmente al aire libre. Contacto con la naturaleza escaso o nulo.

Juego creativo, interacción social, oportunidades de juego no estructurados y espacios para el aburrimiento

En cambio, estos últimos años se los ha llenado a los niños de:

• Padres distraídos digitalmente: “ocupados” en sus redes sociales o juegos on line.

• Padres indulgentes y permisivos que dejan que los niños “gobiernen el mundo” y sean quienes pongan las reglas. En vez de negociar entre límites y parámetros sanos, son los pequeños quienes dirigen la dinámica familiar.

• Un sentido de derecho, de merecerlo todo sin ganárselo o ser responsable de obtenerlo

• Sueño inadecuado y nutrición desequilibrada

• Un estilo de vida sedentario

• Estimulación sin fin, niñeras tecnológicas, gratificación instantánea y ausencia de momentos aburridos.

¿Qué hacer?

Si queremos que nuestros hijos sean individuos felices y saludables, tenemos que despertar y volver a lo básico. ¡Todavía es posible! Muchas familias ven mejoras inmediatas luego de semanas de implementar las siguientes recomendaciones:

Escuche a su hijo/a. Obsérvelo, préstele atención. Y recuerde negociar dentro de los límites que Usted como adulto considere adecuados, con flxeibilidad limitada. Sus hijos se sentirán más seguros al saberse tenidos en cuenta y al sentir que han podido elegir (dentro de las opciones que Usted considera adecuadas según la ocasión).

• Ofrezca a los niños un estilo de vida equilibrado lleno de lo que los niños necesitan, no sólo de lo que quieren. No tenga miedo de decir “no” a sus hijos si lo que quieren no es lo que necesitan. Procure tener “mano izquierda”, para evitar confrontaciones innecesarias.

• Proporcione alimentos nutritivos, variados y de preferencia cocinados en casa. Limite la comida chatarra (patatas chips, pizzas, hamburguesas, casi todo lo que se adquiere en supermercado ya cocinado) y los dulces-golosinas a una vez por semana, como la merienda del viernes o sábado por ej.

• Pase por lo menos una media hora – una hora al día al aire libre haciendo actividades con su hijo/a como: bicicleta/ciclismo, caminar, correr, observación de aves/insectos, practicar deporte: futbol, basquet, volley, tennis, natación; hacer baile, yoga, pilates, biodanza, jugar en el parque, etc.

Disfrute de una comida o cena familiar diaria sin móviles, tablets o tecnología que los distraiga. Vera como surge la comunicación y el diálogo les acerca entre Ustedes (padres) como con sus hijos.

Jueguen juegos de mesa en familia; si los niños son muy pequeños para juegos de mesa, déjese llevar por sus intereses y permita que sean ellos quienes manden en el juego

Involucre a sus hijos en alguna tarea o quehacer del hogar de acuerdo a su edad (doblar la ropa, ordenar los juguetes, colgar la ropa, desembalar los víveres, poner la mesa, dar de comer a la mascota, limpiar su habitación, tender su cama, etc.). Cuanto antes comience a delegarles tareas de acuerdo a su edad madurativa, mejor será que en la adolescencia, esté acostumbrado a responsabilizarse por sus cosas: estudios, higiene, orden, organización, etc.

Implemente una rutina de sueño consistente para asegurar que su hijo duerma lo suficiente. Los horarios serán aún más importantes para los niños en edad escolar. Las 21:00 hrs. es una buena hora de referencia para que los niños vayan a la cama, con actitud de ir a dormir. Esto les crea una rutina, que le va avisando a la mente, que se está preparando para dormir, incluir un cuento o “ratito”, donde crear una atmósfera íntima madre/padre-hijo/a donde poder hablar de algo: contar como fue el día, contar (los papis) alguna anécdota de su infancia, les encanta!.

Enseñar responsabilidad e independencia. No los proteja en exceso contra toda frustración o toda equivocación. Equivocarse les ayudará a desarrollar resiliencia y aprenderán a superar los desafíos de la vida.

No haga cosas por sus hijos: no prepare la mochila de sus hijos, no lleve sus mochilas, no les lleve la tarea que se olvidaron, no les pele los plátanos ni les pele las naranjas si lo pueden hacer por sí solos (4-5 años). En vez de darles el pez, enséñeles a pescar, esto contribuje a crear una base para una buena autoestima. Porque el mensaje es Tú puedes, y pueden! y esto les empodera muchísimo

Enséñeles a esperar y a retrasar la gratificación. En la vida, no todo es inmediato, e instantáneo, y es nuestra responsabilidad enseñarles a aceptar los tiempos de las cosas, la paciencia y que no se frustren por ello. Y si lo hacen, saber que no pasa nada, es cuestión de tiempo. Ya que tarde o temprano, todo llega en la vida, sobretodo si crees en ello, te ocupas y eres positivo. Empodera a tu hijo, teniendo Tú antes, las cosas claras.

Proporcione oportunidades para el “aburrimiento”, ya que el aburrimiento es el momento en que la creatividad despierta. No se sienta responsable de mantener siempre a los niños entretenidos.

• No use la tecnología como una cura para el aburrimiento, ni lo ofrezca al primer segundo de inactividad.

• Evite el uso de la tecnología durante las comidas, en automóviles, restaurantes, centros comerciales. Utilice estos momentos como oportunidades para socializar entrenando así a los cerebros a saber funcionar cuando estén en modo: “aburrimiento”

• Ayúdeles a crear un “frasco del aburrimiento” con ideas de actividades para cuando están aburridos.

• Esté emocionalmente disponible para conectarse con los niños y enseñarles auto-regulación y habilidades sociales. Enséñele a conectar y fluir sus emociones, a ser emocionalmente inteligente.

• Apague los teléfonos por la noche cuando los niños tengan que ir a la cama para evitar la distracción digital.

• Conviértase en un regulador o entrenador emocional de sus hijos. Enséñeles a reconocer y a gestionar sus propias frustraciones e ira.

• Enséñeles a saludar, a tomar turnos, a compartir sin quedarse sin nada, a decir gracias y por favor, a reconocer el error y disculparse (no los obligue), sea modelo de todos esos valores que inculca.

• Conéctese emocionalmente con su hijo/a – sonría, abrace, bese, cosquillee, lea, baile, salte, juegue o gatee con ellos, sea niño, cuando esté con su niño y sobretodo disfrute del momento.

————————————
Autor: Dr. Luis Rojas Marcos Psiquiatra, con aportaciones de Lic. Mónica Damboriano

También podemos estar en contacto en Instagram y Facebook

comparte
Share on facebook
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

test gratuito connecting yourself
test gratuito
Connecting Yourself

Descubre cuán conectado estás contigo y la coherencia entre lo que piensas/crees y lo que en realidad Es con mi test gratuito. Suscríbete y recíbelo directamente en tu correo.

Te informo que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Monica Damboriano como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para responder a tu solicitud. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. El hecho de no facilitarnos los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no podamos atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en hola@monicadamboriano.com. Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad
Sólo por este mes

15% de descuento en todos los servicios